La existencia es energía vectorial.
La especie humana y el desarrollo inconsciente.

¿Qué representa la especie humana para el planeta y qué representa el planeta
para la especie humana, dado que la especie humana no sabe que el planeta
es la estructura biológica de la que nació? ¡Multiplíquense! y multiplicamos...
Con la definición actual de energía, es muy difícil aceptar la estructura interna
de las estrellas, con un núcleo eléctrico a temperatura cero Kelvin. La definición
es generadora de formalismo científico y de dogmas, de falsedades. Por lo tanto,
la definición produjo el electrón, ¡una mentira más grande que el universo!
En este artículo describo los fenómenos que producen la estructura interna
de las estrellas. La esencia de la energía vectorial son las propiedades
incognoscibles del vector, percibidas solo como efectos, a través de los
órganos de los sentidos y la razón a través de instrumentos de medición.
Las propiedades de la energía vectorial son fuerzas de atracción y fuerzas
de repulsión, que forman pares de circuitos cerrados ortogonalmente,
uno alrededor del otro. Debo admitir que el vector siendo el símbolo de un
fenómeno, fue visto en mi subconsciente como una cantidad escalar, que en
circuitos ortogonales cerrados singulares, explicaba por trigonometría la
fuerza centrípeta. Un pensamiento más profundo cambió la forma de esta
interpretación, mostrando los fenómenos de una forma mucho más interesante.
Más allá del límite de la percepción sensorial, los efectos de las fuerzas vectoriales
parecen interdependientes, interactuando como un todo, llamado energía vectorial.
La fuerza de atracción es una cantidad variable que forma espectros de densidad.
La fuerza de atracción, la reina de las propiedades vectoriales.
Se encuentra que las fuerzas de atracción generan simultáneamente circuitos
vectoriales ortogonalmente cerrados. Se deduce que las fuerzas de atracción
entre los vectores de polaridad de signo opuesto en cada circuito transforman
la energía de la longitud del circuito en densidad e implícitamente en fuerza
centrípeta, hasta un punto central común. El fenómeno también explica
el aumento de la fuerza centrípeta, la densidad del espacio vectorial,
inversamente proporcional al radio. Newton llama a la fuerza centrípeta
gravedad, y Einstein la llama espacio curvo, en realidad es el espectro
de densidad del espacio vectorial orientado. El punto central común,
con el espacio vectorial circundante polarizado por la estructura interna,
es el núcleo del experimento de Rutherford. Microscópicamente, los
circuitos se contraen y dilatan mutua y alternativamente, oscilando con
sus propias frecuencias resonantes, alrededor de un equilibrio.
A nivel astronómico, los circuitos vectoriales ortogonalmente cerrados
no pueden oscilar. Las fuerzas repulsivas de un circuito (magnético) se
propagan ortogonalmente alrededor del otro circuito (eléctrico), formando
una estructura astronómica bipolar estable. En esta estructura, la energía
cinética del circuito magnético se transforma continuamente en energía
potencial del circuito eléctrico y viceversa. La fuerza centrípeta
aparente se deriva de la propiedad vectorial de la atracción.
<< En mi opinión, los circuitos ortogonales de energía vectorial, eléctrica
y magnética, representados por líneas distintas, no muestran la realidad.
La enorme densidad de energía potencial en el centro de la estructura se
expande cinéticamente a través de los polos magnéticos, en forma de
polaridades abiertas, con un potencial similar al del generador de Van de Graaff.
El potencial polar de los circuitos abiertos polariza curvilíneamente el espacio
vectorial, a distancias astronómicas, siendo los circuitos abiertos un espacio
vectorial homogéneamente orientado. Los circuitos alinearon en serie las
polaridades del espacio vectorial con las fuerzas de atracción, y el curvilíneo,
con las fuerzas de repulsión, teniendo los circuitos el mismo sentido.
Los circuitos abiertos se propagan como ondas de radio, pero sin oscilaciones.
En el plano ecuatorial, las polarizaciones del espacio vectorial
homogéneamente orientado cierran el circuito, delimitado lentiformemente.
En el espacio lenticular continúa la propagación de las fuerzas de atracción,
generando un aumento en la densidad de circuitos cerrados, inversamente
proporcional al radio de curvatura, formando el espectro de densidad,
con el límite máximo en el circuito eléctrico, cero oscilaciones, cero Kelvin.
Obviamente, las interacciones ocurren a la velocidad de la luz.
Las intrusiones de estructuras microscópicas (de átomos) en el espacio
lenticular, sufren las interacciones de la densidad, hasta su supresión.>>
Describí brevemente las interacciones de energía vectorial
que forman las estructuras internas de los cuerpos astronómicos.
<